El Tren Gana A Paso Lento

El Tren Gana A Paso Lento

Escrito Por: Camilo Velásquez

El Real Estelí derrotó 0-2 al Managua FC en un partido en donde los estelianos quedaron en deuda nuevamente, la manada capitalina no encuentra el norte y el venezolano Jack Galindo ha tenido que recurrir a juveniles ante la inexistente reacción de sus jugadores veteranos. Es un hecho que el equipo azul no tiene a los jugadores necesarios para hacer frente al campeonato y que la directiva estructuró a un equipo para participar, únicamente.

El Tren del Norte tuvo demasiadas complicaciones para resolver a un Managua FC que se replegó para esperar las embestidas rivales y tratar de contragolpear. Las complicaciones norteñas tuvieron su causal en la ausencia de Gregorio Tórres que estuvo bien marcado todo el tiempo y desapareció. Fue el local el que avisó primero gracias a un peligroso remate cruzado del juvenil Wesner D’Trinidad que se fue desviado por un costado al 18′.

Después de eso, el partido no pasó de ser un lamentable escenario donde veintidós personas corrieron detrás de una pelota sin lógica alguna hasta que al 34′ el debutante Bryan Vega remató un flojo disparo que fue controlado por Henry Maradiaga y al 41′ un peligroso remate del mexicano Gerardo Aguilar fue desviado por Esdras González. Esto quiere decir que le tomó cuarenta y un minutos al flamante campeón reinante llegar con peligro al marco de un Managua que supo plantear bien un partido que estaba presupuestado para ser perdido. La verdad es que los refuerzos en Real Estelí no sobresalen, y esto se ajusta al patrón de comportamiento en el norte, tanto Gerardo Aguilar como Juan Carlos López presentan un perfil tan bajo que por momentos uno se olvida de que existen.

Para el complemento Otoniel Olivas retiró a Samuel Wilson, que no está para ser considerado en la Azul y Blanco, e hizo ingresar a Luis Manuel Galeano. El jalapeño aportó peligro en ataque y ayudó a ir abriendo los espacios que había limitado la defensiva capitalina que fue mermando ante la presión que ejerció el Tren cada vez que los leones hicieron tímidos esfuerzos por encontrar salidas. Ante la presión, los leones azules parecieron irse adaptando a su domesticación y perdieron cualquier capacidad de generar peligro.

Si algo se debe destacar en Real Estelí es la constancia y eficiencia con la que se proyectan Josué Quijano y Manuel Rosas, obviamente, su labor es facilitada cuando en frente se tiene a un rival tímido y retraído. Y fue justamente a través de un desborde de Rosas que el muro defensivo se desmoronó, el Meño encontró espacios por la izquierda y envió un buscapié que fue desviado por el paraguayo Francisco Miranda para el 0-1 al 54′.

En Managua los extranjeros también han quedado a deber, Thiago Lima da Silva tiene destellos pero no logra sumarse a lo colectivo, Cristiano da Lima corre mucho pero nada más y Francisco Miranda es demasiado lento para una liga en donde, está demostrado, se corre demasiado y si a esto se le suma la lesión de Marlon Barrios, es fácil argumentar las complicaciones que tiene Galindo al armar un equipo para pelear.

El gol, lejos de motivar al Managua FC a buscar el empate lo desinfló y los leones apostaron por no salir goleados. Al 61′ Carlos Chavarría disparó por arriba un balón que le había quedado dentro del área y al 84′ un penal del desafortunado Miranda fue definido por Luis Manuel Galeano para el 0-2 final.

El Managua FC deberá hacer correcciones urgentes para modificar el rumbo de una temporada que promete dejar muchos dolores de cabeza, por su parte, al Real Estelí no se le puedo exigir más. El Tren del Norte vive su día a día en un floja liga que permite que aquella frase célebre se aplique perfectamente a nuestro campeón: en el reino de los ciegos, el tuerto es rey.

Facebook Comments

Attachment

articulo

Leave a Comment

(required)

(required)